Bad Boys ¿El fin justifica los medios?
Jimmy Butler

Bad Boys ¿El fin justifica los medios?

El fin justifica los medios es una frase atribuida erróneamente a Nicolás Maquiavelo cuando en realidad es una  anotación de Napoleón Bonaparte en la última página de “El príncipe” de Maquiavelo. Pero para lo que nos importa la autoría de la frase no es relevante. El significado si es lo que realmente importa. Bad Boys ¿El fin justifica los medios?

¿Para conseguir un fin se pueden usar todas las tretas necesarias para alcanzar el éxito? Es un debate cuasi filosófico que lleva siglo debatiéndose. Y os preguntareis ¿Qué demonios tiene esto que ver con una página dedicada al baloncesto y más concretamente a la NBA?

Pues como el autor de este articulo que soy  os debo una explicación y esta explicación que os debo os la voy  a pagar.

Muchos jugadores y equipos se creen que con la capacidad moral de usar todos sus medios, legítimos o no para conseguir alcanzar la gloria. Llevan al límite el reglamento, cuando no lo incumplen sin ningún rubor.

Lo primero que nos viene a la mente cuando hablamos de estas cuestiones nada baladís son aquellos equipos que recurren al juego duro, y cuando no a la violencia. Nuestra memoria nos lanza un nombre ante nuestros ojos: Los Bad Boys. Una franquicia que no mostro ningún tapujo en emplearse a fondo contra aquellos equipos y jugadores que se interponían entre ellos y la victoria.

El equipo capitaneado por Isiah Thomas y secundado por Billy Lambier, Mahorn, Salley y compañía (Rodman era un aprendiz comparado con estos maestros) fue consciente de que si no se empleaba con contundencia no iba a conseguir ganar el campeonato.

Su primera víctima fueron los Boston Celtics y en especial su gran estrella, ese que demostró ser el más grande sin apenas saltar ni correr, Larry Bird. Las batallas fueron encarnizadas y los resultados dispares. En las primeras contiendas los laureles de la victoria recayeron sobre las testas de los bostonianos.

Sin embargo los jugadores de los Celtics no se comportaron como buenos católicos dando su otra mejilla, sino que pagaron a los de Michigan con su misma moneda y la violentas acciones eran protagonizadas por ambos equipos. ¿El fin al servicio de los resultados? Solo cuando los Celtics, por cuestiones de edad y cansancio, no pudieron seguir el ritmo la victoria llamó a la puerta de los Bad Boys.

Pero la víctima propiciatoria fueron los Chicago Bulls de un Michael Jordan que emergía con fuerza en el Olimpo de los Dioses. Las Reglas Rules se intentaron vender como una sesuda táctica para detener al que se convertiría en el más grande de todos los tiempos. No hay que dejarse engañar, no era más que una cortina de humo para intentar ganar a base de golpes, empujones y malas artes.

La luchas en esta ocasión fueran encarnizadas y aunque el equipo de la ciudad del viento quiso emular a los Celtics con su dureza, no pudieron competir con un grupo de jugadores crecidos y envalentonados en parte gracias por la permisividad arbitral.

Años después Michael Jordan diría que esas luchas encarnizadas, esos golpes, empujones y demás triquiñuelas le llevaron hasta la extenuación, pero que le hicieron mejor jugador. Triste consuelo.

¿Y qué decir de los Bad Boys? ¿Eran un equipo que solo sabía jugar duro y ese es su único mérito para ganar dos campeonatos seguidos?

La vergüenza caerá sobre ti y tus descendientes

La respuesta es un gran, enorme, abrumador, no. Eran jugadores con un gran talento que sabían jugar muy bien al baloncesto, con unas cualidades merecedoras de un anillo de la NBA.

¿Recurrir a la dureza, el juego sucio y la violencia era la única forma de conseguir el éxito?    

¿Hicieron bien en manchar su nombre, en sembrar esa imagen de matones y de manchar en cierta medida su legado?

¿El fin justifica los medios? Las respuestas a cada una de estas cuestiones os lo dejo a vosotros. Yo solo puedo añadir que fui un seguidor de los Bad Boys y no me arrepiento.