El brillante futuro de OKC Thunder

Tras el fallido proyecto de Paul George, Wsetbrook y Carmelo, el sorprendente año de transición con Chris Paul, 2 años por el desierto acumulando rondas y desarrollando jóvenes y un año que sorprendió a propios y extraños, el tan comentado futuro de OKC Thunder ya está aquí. Y ha venido para quedarse. Pese a que llevamos un mes de competición, el proyecto de Sam Presti parece más brillante que nunca. En un oeste sin dominador fijo, equipos al alza como OKC o los Wolves quieren establecer un nuevo reinado.

Un candidato a MVP

Cualquier candidato que se precie debe tener una superestrella. Shai Gilgeous-Alexander es un jugador top 10 de la NBA. Ya hay pocos que discuten eso. Tras ser All-NBA en la 2022-23 (Primer Quinteto), muchos decían que había sido un espejismo, que no estaba preparado para guiar a OKC, etc. La realidad es que cualquier posibilidad de éxito en el futuro de OKC Thunder pasa por sus manos.

Es uno de los mejores anotadores de la liga. Supera el 52% en casi 5 intentos de media distancia. Su habilidad para decelerar es única. Sabe usar su cuerpo para enfrentarse a defensas más grandes. Penetra 21 veces por noche (el que más de la NBA) y genera casi 13 canastas, suyas o de otro tras su asistencia. Su capacidad de tiro tras bote es letal y es capaz de meterla con la defensa delante. Es capaz de forzar tiros libres y meterlos. Aunque no sea un triplista experto, no se le puede flotar. Además, al ver la atención que genera, está sabiendo mover bien el balón y, aunque no haga pases de bella factura, no cabe duda de que son efectivos. Por supuesto llevamos ya unos cuantos años metiendo canastas claves en el clutch.

Además, su presencia atrás es positiva. Aunque no se suela enfrentar al exterior más peligroso del rival, puede hacer frente a varias posiciones de manera eficaz. Ayuda con el rebote, que es la asignatura pendiente en OKC. Probablemente su función más destacada sea la de leer líneas de pase, la cual le convierte en uno de los mayores ladrones de la NBA, además de generar puntos fáciles en transición.

Se está convirtiendo en un líder dentro y fuera del campo. Su capacidad de trabajo parece ser muy buena, lo que siempre es una tranquilidad con los jugadores jóvenes, porque recordemos que acaba de hacer 25 años el pasado verano.

Chet, el muro de Oklahoma

La lesión para toda la 2022-23 de Chet Holmgren fue un duro golpe a las aspiraciones de futuro de OKC Thunder. Un año después, el número 2 del Draft de 2022 está superando todas las expectativas.

Como ya me atreví a predecir, la defensa de OKC se encuentra en el top 10 según DefRTG, algo en lo que Chet tiene mucho que ver. Además de ser uno de los mejores taponadores de la NBA desde su llegada, la cantidad de tiros que puntea también está entre las más altas, además de afectar muchos otros que no llegan ni a tirar. No tiene miedo de salir en un póster y se defiende contra jugadores más rápidos y de menor estatura. Sin duda, y a la espera de que mejore su instinto reboteador, es el baluarte sobre el que se debe asentar una defensa de campeonato.

Además, cada vez se va soltando más en ataque. Le hemos visto dos grandes actuaciones contra Golden State Warriors y los 76ers de Joel Embiid. Promedia un 44% en T3 en 4 intentos por noche y un 71% en otros 4 intentos en la zona restringida. Pese a no tirar tanto como otras estrellas, lo hace de manera bastante eficiente, lo que le permite ser el segundo rookie que más anota.

Precisamente, esa pelea por el ROY con Wembanyama es uno de los grandes focos. Pese al hype que general el francés, la mayor eficiencia de Chet con números parecidos y el récord de las franquicias puede decantar la balanza a favor del pívot de OKC.

Otras piezas de futuro de OKC Thunder

Por supuesto, el baloncesto se juega con 5 jugadores, no solo con 2. Hay otras piezas que están siendo claves en OKC. El segundo mejor rookie del año pasado tras Paolo Banchero, Jalen Williams, sigue creciendo. Tira y asiste más que el año pasado, pero manteniendo su eficiencia. También es un jugador válido en defensa y que tiene mucho margen de mejora aún. Pese al inicio de temporada regular de Josh Giddey y la controversia que le rodea, sigue siendo una pieza importante para el futuro de OKC Thunder. Su capacidad de pase y de acelerar el juego son vitales, aunque es verdad que si no mejora su selección de tiro y capacidad de acierto, podría ver disminuida su participación. Sin duda, otra revitalización para eta franquicia ha sido la mejora en el tiro exterior de Lu Dort. Es uno de los mejores defensores exteriores de la liga y si, además de eso, mete sus tiros, un hombre clave en el equipo.

El banquillo también está siendo clave. Las últimas semanas de Isaiah Joe son solo comparables a los grandes tiradores de la historia. Es algo que faltaba en OKC, que ha hecho renacer a un jugador desechado por Philadelphia. El rookie Cason Wallace, número 10 del pasado Draft, también está aportando desde los primeros compases de su carrera, aportando esfuerzo defensivo y una buena toma de decisiones en ataque, metiendo bastantes tiros sin parafernalia.

Además de todos estos jugadores, Aaron Wiggins y Kenrich Williams son guerreros multiposicionales que le servirían como hombres de rotación a varios contenders. Jaylin Williams está volviendo aún de su lesión, pero parece el elegido para dar descanso a Chet. Aún falta trabajar con Micic y Dieng para ver si están preparados para la mejor liga del mundo, pero ambos han dejado destellos que les permiten tener minutos cualquier día si otros fallan.

Mark Daigneault, apuesta de presente

Pese a tener solo 38 años, el bagaje de Daigneault empieza a ser interesante. Fue una de las grandes sorpresas del año pasado. Quedó segundo en la votación del Entrenador del Año y ya se postula de nuevo como candidato este año. Da oportunidades a todo el mundo, ya que recordemos que esta puede ser la última temporada de casting de esta franquicia antes de plantearse seriamente un movimiento que les catapulte al asalto del título, que parece factible como futuro de OKC Thunder.

Le gusta experimentar con las rotaciones, aunque evidentemente no siempre sale bien. Se esfuerza en los ajustes, algo que será importante de cara a los Playoffs. Su trabajo defensivo parece dar sus frutos. En su día, en OKC Blue, filial de G-League, trabajó con Caruso antes de que se convirtiera en un gran role player. Ahora, está consiguiendo que jugadores que restaban atrás sean generosos con sus esfuerzos. También intenta que todo el mundo sea importante en ataque, diseñando un sistema de pick&rolls invertidos donde casi cualquiera puede ser manejador, bloqueador o moverse sin balón.

El proyecto Presti

Por supuesto, es casi un meme del último trienio el hecho de que en muchos traspasos de otros equipos apareciera OKC Thunder para llevarse una ronda de Draft. En ese sentido, el futuro de OKC Thunder está bien protegido, ya que el equipo mantiene sus propias rondas y va a recibir las de otros equipos. En esta temporada, la atención se desvía a lo que hagan los Rockets (protegida top 4) y los Clippers, ya que pueden dar más activos aún a un proyecto cargado.

Estas rondas también se espera que se usen en el futuro como añadidos para conseguir piezas que falten junto a los jugadores que no sirvan para el equipo, ya que ese es otro factor. Con tantos jóvenes buenos, llegará un momento en el que no se les pueda contentar económicamente a todos, por lo que alguno tendrá que salir. Encontrar el momento perfecto para ese traspaso y las piezas de cambio adecuadas pueden ser el salto definitivo al anillo de OKC Thunder.