El nuevo ‘Big-Three’

El nuevo ‘Big-Three’

Los súper equipos ya son costumbre en la NBA, ya casi no nos sorprende que se formen plantillas que parecen de auténtico videojuego. Los ‘Big-Three’ están cada vez más presentes en la liga y con la llegada de Harden a los Nets durante la temporada pasada, parece que alguien se ha enfadado en la costa oeste. Los Lakers, campeones en 2020, han formado su propio súper equipo con un nuevo ‘Big-Three’ formado por; Lebron, Anthony Davis y el recién llegado Westbrook.

El que fue MVP EN 2017 se embarca en una nueva aventura que le lleve al tan ansiado anillo que nunca ha podido conseguir. Lo intentó en Oklahoma con Durant, pero no pudo ser, también lo intento con Paul George en esa misma ciudad, pero Lillard se cruzó en el camino. Los Lakers, tras una temporada llena de lesiones y decepciones, buscan resurgir de sus cenizas y conseguir su 18º título de la NBA. Quieren aprovechar el que puede ser el último año de Lebron en la élite del baloncesto, por lo que este traspaso es un verdadero all-in.

¿Conseguirá Westbrook su primer anillo? ¿Volveremos a ver al súper equipo que fueron los Lakers en 2020? ¿Funcionarán las tres súper estrellas juntas? Estas son algunas de las preguntas que todos los fans de Los Ángeles se hacen en estos momentos, veamos entonces cómo afecta este mega traspaso a los angelinos.

La conexión, la clave del éxito

La mayor crítica y la más repetida en estos últimos días ha sido a cerca de la conexión que pueden llegar a tener estos tres jugadores. Y es que Lebron y Davis ya demostraron en la burbuja que tienen muy buena complicidad entre ellos, pero eso se puede complicar. Ya conocemos el ego que tiene este jugador, y sabemos que ha traído problemas en algún que otro vestuario, la cuestión es, ¿Puede encajar Westbrook en el vestuario de Frank Vogel?

En su situación actual sí. Ahora mismo, el ex de los Wizards busca un equipo que le lleve hasta el campeonato de la NBA y los Lakers pueden ser esa franquicia. Lebron, por otra parte, está deseoso de conseguir su quinto anillo y agrandar así su legado y ya sabemos que Lebron es capaz de jugar con súper estrellas al lado y hacer que ellas se adapten a él y al equipo. La tercera pieza de este puzle también puede ayudar. Anthony Davis conoce su rol y si las lesiones se lo permiten podrá ser la segunda espada que fue en 2020. Además, le queda mucha carrera por delante a sus 28 años de edad y tiene esa ambición de ganar otro anillo más.

Lo mismo se dijo cuando Harden llegó a Brooklyn, y acabo conectando a la perfección con Irving y Durant, jugadores con un ego mucho mayor que el de Davis y Lebron. Sin embargo, no todo es de color de rosa tras este traspaso. Las cosas, al igual que pueden salir bien, pueden salir mal, muy mal. Las lesiones pueden ser el talón de Aquiles de estos Lakers, al igual que lo fueron en la pasada campaña. Además, puede ser que Lebron y Westbrook choquen, son dos líderes de equipo natos, y si uno Russell no entiende cual es su rol, segunda o tercer espada, las cosas pueden complicarse.

Pero aún y todo, confío en que el ‘Big-Three’ de los Lakers funcione, pues los tres jugadores que lo componen están en un momento de su carrera idóneo.

Lo mejor y lo peor del ‘Big-Three’

Por muchas dudas que algunos aficionados tengan, no se puede negar que se han juntado tres súper estrellas. Lebron James, uno de los mejores jugadores de toda la historia con un legado difícilmente mejorable. Además, Anthony Davis es uno de los mejores ala-pívots de toda la NBA y lo demostró en 2020. Y por último, Russell Westbrook, un jugador que fue MVP de la liga en 2017 y que estuvo muy cerca de darle un anillo a Oklahoma. Sin obviar que es es el jugador con más triples-dobles en toda la historia de la NBA, algo inédito. De este modo, nos encontramos ante un nuevo ‘Big-Three’ que puede dominar la liga si se lo propone.

La capacidad que tiene la NBA para crear historias dignas de una telenovela es inmensa. Hace unos años, veíamos a Westbrook con Durant y a Lebron con Irving, hoy se cambian los papeles. Con este traspaso, se juntan en el Staples, por primera vez en la historia, dos jugadores con 20 mil puntos o más, cinco mil asistencias o más y cinco mil rebotes o más. Westbrook y Lebron superan estos números de sobra, otra razón más por la que este movimiento de mercado es histórico.

Sin embargo, también hay otra cara en esta moneda. Lebron está ya en sus últimos años de baloncesto, y quizás esté sea su última temporada en la élite de la NBA. Además, no podemos olvidar que las lesiones les han castigado mucho a los angelinos durante esta campaña. Anthony Davis puede volver a caer, puede volver a darnos un susto, el propio «King» puede sufrir algún percance físico en cualquier partido. Por último, los egos pueden chocar en el vestuario, y aunque me extrañaría, no sería la primera vez de Westbrook. Así que tampoco podemos ponerlos como campeones de 2022, hay que ver cómo se desarrolla este nuevo ‘Big-Three’.

Más allá de las estrellas

Si alguien creía que los Lakers se iban a quedar tranquilos con Westbrook se equivocaba. La agencia libre está siendo una auténtica locura y está teniendo a los angelinos como protagonistas. No han parado de llegar jugadores a las oficinas del Staples Center. Carmelo Anthony, Malik Monk, Kendrick Nunn y Howard se han unido a la misión de conseguir un anillo junto a Lebron. Lo que sucedió con los Nets el año pasado está sucediendo con los Lakers este año. Es un súper equipo construido para ganar el anillo y no hacerlo sería un fracaso y una decepción.