Hasta que llegó su hora
Texas

Hasta que llegó su hora

Hasta que llegó su hora, así se tradujo al castellano el título de la película C’era una volta il west, un spaguetti western imprescindible dirigido por Sergio Leone. Hasta que llegó su hora Baylor Texas.

Henry Fonda, Charles Bronson, Claudia Cardinale y Jason Robards dan vida a unos personajes inolvidables que sumados a la banda sonora de Ennio Morricone convierten esta cinta en un clásico del séptimo arte.

Guardapolvos, espuelas y pistoleros de gatillo fácil que primero disparan y luego preguntan, todo bajo el ardiente sol del desierto americano. Una danza de muerte en la que todos los personajes son conscientes de que, de una u otra manera ha llegado su hora.

Baylor

Antes de que Baylor lo lograra la temporada pasada, tan solo otra universidad tejana podía presumir de un título nacional. Era Texas Western (ahora UTEP, Universidad de Texas El Paso) que lo ganó en 1966.

En 2003 Scott Drew tomó posesión del cargo como entrenador jefe en Baylor. Los inicios fueron dificilísimos debido al estado comatoso en el que se encontraba el programa y durante los primeros 3 años el balance fué 21-53. Ni siquiera la presencia de Drew acabó de raiz con la crónica negra, pero al menos no hubo que esperar mucho para que llegaran los buenos resultados. El caso es que en 2015-2016 Baylor ya era una programa que se había ganado el respeto y Drew un entrenador premiado y con un contrato de larga duración.

La temporada pasada llegó su hora cuando obtuvieron el título de la BIG XII, y el campeonato de la NCAA, todo ello con una balance 28-2 en un curso tan díficil a causa de la pandemia.

Partido por el campeonato 2021 Baylor vs. Gonzaga

Y muy mal se le tienen que dar las cosas para no estar peleando un año más por objetivos ambiciosos.

Desarticulado el backcourt campeón y a tenor de las contrataciones se impone un cambio de estilo en los Bears. La figura del entrenador será una vez más esencial en esta transición, lo mismo que la capacidad de los jugadores de empaparse de los conceptos en el menor tiempo posible. De ello dependerá que Baylor sea un contender desde el principio o que siga una línea ascendente a medida que transcurra la temporada. Como no, también puede suceder que la cosa no cuaje en absoluto, pero esa me parece la hipótesis menos probable.

Davion Mitchell de la Green Room a Sacramento Kings, Jared Butler graduado y firmado con Utah Jazz. A MaCio Teague no le faltarán ofertas de trabajo.…incluso los workouts de Mark Vital le han abierto la puerta…del fútbol americano. El título de Baylor no pasó desapercibido y no fue casualidad (por cierto, significativos los datos de audiencia de la Final Four con respecto a las Finales Bucks-Suns).

North Carolina, vivir sin Jordan

El desarme de Waco no fue completo: Unos problemas de salud impidieron a Matthew Mayer presentarse en el Draft Combine y esto le dio el empujón definitivo para volver. A Flo Thamba, center títular durante el pasado curso te lo encontrarás currando si te pasas uno de estos días por el gimnasio del Ferrell Center. On the court verás a Adam Flagler lanzando a canasta y penetrando sin parar, loco por subirse al tren que está a punto de pasar.

Los newcomers de Baylor tienen jugo: Kendall Brown (recluta nº 10 del país) y Langston Love entrenaron con la selección USA U-19 que ganó el Mundial. Brown es el joven más prometedor que recluta Scott Drew en los últimos años y en el training camp los compañeros le miraban de reojo pensando: ¿y este? ¡si además las mete vaya pintaza!.

Delicioso jugo si, pero el néctar, el producto gourmet debe ser la conexión James Akinjo – Jonathan Tchamwa Tchatchowa. En cuanto me recupere de haber escrito su apellido diré que pocos juegan mejor el pick n’ roll que este pívot camerunés con ganas de comerse el mundo. Del nivel de esta asociación dependerá en gran parte el alcance de Baylor.

El ranking Top-25 de pre-temporada elaborado por Associated press les sitúa en el puesto número 8.

Texas

100 millas al sur de Waco, la ciudad de Austin es capital del Estado y sede del campus de la Universidad de Texas.

Su hora ha llegado. Texas es el séptimo programa con mas victorias en la historia de la competición (1828), entre aquellos que jamás han ganado un anillo. Pese a su dilatada historia solo ha visitado tres veces una Final Four: en 1943, 1947 y la última en 2003. Ni siquiera la explosión massiva que supuso Kevin Durant reportó grandes beneficios a nivel colectivo.

La temporada pasada, Texas lograba por primera vez en su historia y tras 6 intentos fallidos el título de la Conferencia BIG XII. Sin embargo, la derrota en primera ronda del torneo NCAA frente a Abilene Christian condenó a su entrenador Shaka Smart, quién recogió sus cosas y puso rumbo a Marquette.

Fueron momentos de incertidumbre porque al puesto vacante de entrenador se unía el hecho de que toda la plana mayor de los Longhorns abandonaba Austin: Matt Coleman III, Kai Jones (Charlotte Hornets), Greg Brown (Portland) y Jericho Sims (Knicks) cerraban un ciclo.

Poco tardaron en echar la vista al norte, concretamente a Lubbock. De sus vecinos de la politécnica(Texas Tech) se trajeron a un antiguo alumno, Chris Beard, que regresa con excelentes referencias y muchas ganas de currar. A golpe de transfer Texas puede presumir de haber preparado mejor que nadie la reválida: Timmy Allen, Tre Mitchell, Christian Bishop, Dilan Disu, Devin Askew, Avery Benson … y la Mascletá, el Restallón … Marcus Carr.

Dos de los titulares la temporada pasada, Andrew Jones y Courtney Ramey han vuelto para completan un roster sobradamente preparado. Chris Beard dice que durante el verano en su teléfono móvil podía freirse un huevo perfectamente.

El 29 de Enero visitará el campus un entrenador al que el programa de baloncesto le debe mucho, Rick Barnes, ahora entrenador de Tennessee. Será un momento especial en la que debe ser una temporada apasionante.

El ranking Top-25 de pre-temporada elaborado por Associated press les sitúa en el puesto número 5.