Otro bocado a la gran manzana

Otro bocado a la gran manzana

Los Knicks para la temporada 2021-2022.

Los New York Knicks fueron uno de los equipos revelación de la temporada pasada y, por fin, la ciudad que nunca duerme tiene una razón para no hacerlo. La verdad es que la franquicia neoyorquina llevaba unos años pésimos, unos años en los que prácticamente vivían en lo más profundo de la NBA. Malas decisiones, proyectos fallidos y la poca suerte que han tenido, les llevó a un hoyo del que parecía imposible salir. Sin embargo, la campaña pasada supuso un cambio en la dirección de los Knicks. Sin esperarlo, el equipo de la gran manzana se coló entre los cuatro mejores equipos del Este y se enfrentó a los Hawks en primera ronda de playoffs. Aunque no vencieron, el balance a final de temporada fue sin duda positivo.

Tom Thibodeau se convirtió en el pastor que el rebaño de Nueva York necesitaba, consiguió que todos sus jugadores mejorasen, tanto individual como colectivamente. Logró que la plantilla tuviese una de las mejores químicas de toda la liga, al fin, daba gusto ver jugar al equipo de los Knicks. De hecho, se llevó el premio al “Coach Of the Year” (COY) y su equipo acabó con récord positivo (41-31) por primera vez desde 2013. En definitiva, la campaña 2020-2021 de los Knicks fue casi perfecta, pero, ¿Qué esperar de ellos para la temporada 2021-2022?

Julius Randle, la súper estrella

Sin duda alguna, fue la mayor revelación de toda la NBA durante el año pasado. Cuando nadie lo esperaba, se puso la capa y fue el súper héroe de la gran manzana. Él, en gran medida, tuvo la culpa de que los Knicks acabasen cuartos en la tabla de la liga, además de que, individualmente, jugó su mejor temporada desde que llegó al baloncesto profesional. De hecho, se llevó el premio al “Most Improved Player” (MIP).

Pasó de 19.5 puntos a 24.1, de 3.1 asistencias a 6 y de un 27.7% en triples a un espectacular 41.1% con casi seis intentos por partido. Una mejora que se explica por dos razones, entrenamiento y entrenador, Julius Randle siempre se ha caracterizado por ser un jugador con mucha disciplina en el baloncesto. Además, Tom Thibodeau también tuvo algo que ver aquí, al igual que en el resto de la plantilla. Otro de sus logros individuales fue ser elegido para el partido de las estrellas. Ser ‘All-Star’ es una de las metas que todo jugador de la NBA tiene y que demuestra el buen rendimiento del mismo.

Por tanto, no sería extraño que Randle rindiese a un nivel similar en la temporada 2021-2022. Tampoco creo que muchos duden de que será el líder de los Knicks y los llevará hasta los playoffs. Es verdad que es su primera temporada a este nivel y no debemos precipitarnos, pero Julius solo tiene 26 años, así que le queda mucho por delante en la liga. Y si sigue a este nivel durante unos años, se asentará como una de las grandes estrella de la NBA.

Los Knicks para la temporada 2021-2022

Las nuevas caras de Manhattan

Además de Julius Randle, la franquicia neoyorquina ha incorporado a varios jugadores que pueden ayudar mucho, pero en concreto dos. Evan Fournier y Kemba Walker han sido las llegadas más importantes a la gran manzana. Ambos jugadores parecían no encontrar su sitio en sus respectivos equipos, así que cayeron en las manos de Tom Thibodeau.

Empecemos por Kemba Walker y qué puede aportar. El ex de los Celtics lleva buscando un hueco en la liga desde que abandonó los Hornets y llegó a Boston. Sin embargo, no encajó como se esperaba en el equipo de Massachussets, además de que una lesión le hizo perderse parte de la temporada pasada. Pero, a pesar de esto, no podemos olvidarnos del jugador que puede ser. Un base capaz de organizar el juego y aportar puntos, puede ser uno de los anotadores principales de los Knicks si está a buen nivel.

La otra incorporación ha sido Evan Fournier. El francés, que firmó un gran papel en los JJOO, llega a Nueva York con esperanzas de conseguir algo grande tras su paso por los Magic y los Celtics. A pesar de no ser una súper estrella, puede aportar una cosa que le va a venir de lujo al equipo de Thibodeau, tiro exterior y anotación. Además, complementa el quinteto de los Knicks a la perfección, como escolta tirador que puede aprovechar los espacios generados por Randle y Kemba.

Ambas incorporaciones suponen una mejora en el equipo de Nueva York, sobre todo en el lado ofensivo del parqué. El año pasado, los Knicks tuvieron el 23º rating ofensivo de toda la NBA, y eso se debió, en gran parte, a la ausencia de jugadores exteriores que anotasen y creasen juego. Este año, Fournier y Kemba llegan en lugar de Payton y Bullock, una mejora notable para todo el equipo.

Los Knicks para la temporada 2021-2022

Rose, Barret y el resto de escuderos

Una vez analizadas las dos principales incorporaciones, analicemos al resto de la plantilla. En concreto, me gustaría centrarme en dos jugadores, Derrick Rose y RJ Barrett, la experiencia y la juventud de Manhattan. Por un lado, el veterano de los Knicks demostró que puede aportar mucho saliendo desde la banca, de hecho, fue candidato al “6th man” el año pasado. Pero cuando realmente vimos su mejor versión fue en los playoffs. En un equipo en el que faltaban las ideas y la fluidez en ataque, Rose se puso el traje de gala y fue el mejor en la serie contra Atlanta.

En el lado de la juventud, RJ Barret debe dar un salto en esta temporada, o por lo menos, debe mejorar en algunos aspectos de su juego. La campaña pasada, era una de las piezas del tercer mejor sistema defensivo de la liga, pero los problemas llegaban en ataque. Como ya hemos dicho los Knicks eran uno de los peores conjuntos en el lado ofensivo de la cancha, y eso se debía a que no existía creación de juego. Incluso, Barret tenía que hacer este papel, y ya se vio que no está muy cómodo en este molde. Este año, Kemba y Fournier cambian las cosas, y RJ podrá adoptar ese papel de anotador puro en el que tanto se puede desarrollar.

Por último, la plantilla la completan jugadores como Nerlens Noel, un pívot suplente de garantías, o Quickley, sangre joven desde la segunda unidad. En definitiva, los Knicks tienen un escenario muy bueno de cara a la temporada 2021-2022. Otra temporada más en Nueva York, otro bocado más a la gran manzana y quien sabe si será el definitivo.