Marc Gasol y la revolución de los pívots

Marc Gasol
Marc Gasol

Tal día como hoy de hace 16 años, en pleno trade deadline, el baloncesto español cambiaba para siempre. Pau Gasol era traspasado a Los Angeles Lakers, donde jugaría 3 Finales y ganaría 2 anillos. Meses antes, la franquicia angelina adquiría los derechos de su hermano Marc Gasol en el Draft de 2007. En ese traspaso, esos derechos volaron hacia Memphis. Este movimiento fue el precursor de momentos únicos con sabor español en la mejor liga del mundo

La sombra más alargada del mundo

Es verdaderamente complicado ser reconocido en las mejores competiciones del mundo y labrarse un nombre propio cuando un miembro de tu familia las ha dominado previamente. Que se lo digan a Luke Walton o a Thanasis Antetokounmpo. Marc Gasol llegó a la NBA con la etiqueta de «hermano de Pau» pegada a la frente. Esa etiqueta ya había conllevado críticas tras su convocatoria para el Mundial de Japón de 2006, el cual ganó la selección.

Sin embargo, Marc pronto demostró una combinación de cosas heredadas y de cosecha propia que le hacen merecedor de un sitio propio en la historia de la liga. Aunque fueran dos monstruos competitivos, los estilos de ambos eran distintos y complementarios. En el prime de Marc y con un Pau ya muy maduro, ambos protagonizaron el que probablemente fuera el momento más épico de la historia del baloncesto español en la NBA en una foto que dio la vuelta al mundo.

Además, Marc pudo conseguir el máximo título colectivo, convirtiéndose en el segundo jugador español en lograrlo tras su hermano (y a la vez que Serge Ibaka). Ese anillo, los reconocimientos individuales y la evolución de Marc como jugador hacen que sea una cara muy reconocible de la década de los 2010.

Santo y seña del Grit&Grind

Seguro que todos recordamos con cariño a los Grizzlies de primera mitad de la pasada década. Mike Conley, Tony Allen, Zach Randolph y Marc Gasol comandaban un estilo que, aunque quizá no fuera el más vistoso, era muy querido por los aficionados. Marc llegó a unos Grizzlies en reconstrucción, fue parte del Segundo Quinteto de Rookies y llevó a los Grizzlies a Playoffs en 2011. En esos 8 años, 6 apariciones en postemporada y unas Finales de Conferencia fueron el techo de una franquicia a la que parecía faltarle algo

En esos años, Marc Gasol se estableció como una de las potencias defensivas de la NBA, consiguiendo el premio a Defensor del Año en 2013. Además, 3 apariciones en el All-Star y 2 en los Mejores Quintetos del Año (una vez en el Mejor Quinteto) conforman un palmarés individual envidiable.

Sin ser tremendamente rápido o saltar mucho, el de Sant Boi anclaba la mejor defensa de la liga. A pesar de no dar el último paso en la creación de un roster que pudiera competir con San Antonio u OKC Thunder, el catalán se mantuvo fiel al estilo y a la franquicia que le dio la oportunidad de despuntar en la NBA.

El precursor del pívot moderno

Cuando la anticipada revolución del triple llegó finalmente a la liga con el éxito de la dinastía Warriors, muchos jugadores de estilo clásico se quedaron atrás. Entre ellos, por ejemplo, pívots ganadores del DPOY como Dwight Howard o Joakim Noah. Sin embargo, Marc fue capaz de adaptarse a un campo que parecía el doble de grande. Salir a defender a interiores abiertos, lidiar con exteriores tras los cambios defensivos, adquirir rango de tiro y todas esas funciones que hoy damos por hecho en un pívot.

Además, como buen europeo, siempre mostró una gran capacidad para organizar el juego desde el poste. De 2011 a 2020 promedió siempre más de 3 asistencias, acercándose a las 5 en algunas ocasiones. Muchos le consideran el precursor de Nikola Jokic o Domantas Sabonis, jugadores que han cambiado la posición de pívot. Su calidad y conocimiento del juego le hicieron destacar sin tener un físico privilegiado.

Además, en 2016, pasó de tirar 15 triples por temporada a lanzar más de 3 cada noche, entendiendo la necesidad moderna de abrir el campo. Sin tener porcentajes buenísimos, siempre tuvo un rango de tiro respetable y las defensas tenían que estar muy pendientes de él.

Éxito en el Norte

Los Playoffs de 2019 nos retrotraen a un Kawhi Leonard sobrehumano, el tiro contra Philadelphia, la rendición de unos Warriors mermados físicamente y un proyecto muy particular de Toronto. La superestrella californiana estuvo acompañada de jugadores que, sin tener estatus de estrellas, conformaron un equipo muy difícil de superar. Lowry, Siakam, Ibaka, Van Vleet o Danny Green completaban esa rotación.

Marc Gasol se fue a Canadá el 7 de febrero de 2019, con unos Grizzlies que empezaban una reconstrucción (eligieron a Ja Morant ese mismo año) y con unos Raptors que se dieron cuenta que Valanciunas no era el pívot ideal. No necesitaban 15 puntos por partido, necesitaban un pívot moderno que pudiera hacer de todo con garantías. Ordenar el ataque, anclar la defensa, asegurar el rebote y ayudar en la anotación. Sin duda, encontraron al hombre.

Pese a que las estadísticas no sean espectaculares a nivel numérico, los Raptors no ganan ese anillo sin Marc Gasol. La defensa sobre Vucevic y Embiid fue gloriosa. Fue parte de la muralla que se construyó contra Giannis y, contra GSW, se le pudo mantener en el campo en contra de lo que hacían muchos equipos, jugar con pequeños. Marc supo leer la agresiva defensa de Van Vleet sobre Curry y ayudar en los traps a los Splash Brothers.

Por supuesto, aunque no fue el MVP de las Finales, sí lo fue en la celebración del anillo, algo recordado con cariño por todos los fanáticos.

El sitio de Marc Gasol en la historia

Pese a que su impacto ya no era tan alto en su etapa final, estoy seguro de que muchos aficionados Lakers piensan que podrían haber repetido anillo en 2021 gracias a Marc, el cual dejó en la ciudad angelina un gran recuerdo antes de dejar la NBA.

Estas clasificaciones siempre son muy complicadas, pero se puede decir con casi total seguridad que Marc Gasol, por su trayectoria dentro y fuera de la mejor liga del mundo, es uno de los 15-20 mejores jugadores no estadounidenses de la historia de la NBA y del deporte de la pelota naranja en general. Además de triunfar a nivel de clubes, los éxitos colectivos con la Selección deberían ser suficientes para entrar en el Naismith Memorial Basketball Hall of Fame, siendo el segundo jugador español en conseguirlo tras su hermano. Por supuesto, ya se ha comunicado que los Memphis Grizzlies planean retirar su dorsal 33.

A nivel de nostalgia, es otra marcha más de la Generación de Oro del baloncesto español, de la que cada vez quedan menos miembros en activo. Sin duda, Marc Gasol consiguió que la afición a la NBA en España se mantuviera y creciera pese al ocaso de su hermano, además de la infinidad de alegrías que nos ha dado vistiendo la camiseta de la selección, por lo que su lugar está en el corazón y los recuerdos de todos los que le hemos disfrutado.

Si no queréis perderos ningún tipo de contenido NBA, os sugerimos que os suscribáis a nuestras redes sociales, en las que creamos contenido diario sobre todos los temas relacionados con la mejor liga de baloncesto del mundo. Buscad siempre MassiveBall en redes sociales.