UN DESIERTO LLAMADO CHICAGO BULLS

El peor momento para un equipo NBA sin duda alguna es la fase de estancamiento. Muchos te dirás que la reconstrucción y el tanking es peor porque sabes que vas a perder la mayoría de partidos sin competir. Pero siempre encuentras algún jugador joven para ilusionarte o pensar que en junio un pick alto del draft te puede cambiar el futuro a corto, medio y largo plazo de tu franquicia. Posibles Jugadores Chicago Bulls

Chicago no está en ese proceso, los Bulls están en un estado donde saben que tienen una plantilla decente, que van a ganar partidos pero que les falta esa dosis de talento y estructura para ser un equipo que realmente compita y de ganas de ver. Salarialmente están ahogados por las inversiones pasadas, tienen poco margen de maniobra y sus jugadores, ya los tenemos todos muy visto. Sabemos lo bueno que pueden dar, pero también sabemos que su techo es limitado, lo que hace que se devalúe. 

Eso significa el proceso de estancamiento, ni demasiado buenos para competir, ni demasiado malo para tankear, con una escala salarial algo ahogada, assets debilitados y poca maniobra. Otros años fueron Portland y Washignton los que estuvieron en esa terna y este año han acabado en el inicio de una reconstrucción. Tarde, tal vez, pero con una idea clara, cosa que Chicago todavía no tiene. 

Pero tenemos que hablar de como un proyecto que hace dos años parecía ser un equipo que sorprendiese en el este ha acabado como un proyecto aburrido, un desierto donde no se atisba un oasis para recuperarse. Aquí se han cometido bastantes fallos en una de las franquicias más laureadas y recordadas de toda la NBA, y varías personas tienen que dar la cara. 

DE DONDE VENIMOS 

Aunque Chicago haya tenido para muchos (yo incluido) el mejor jugador de la historia, la franquicia de Illinois excepto en la época Jordan nunca ha sido la más exitosa. Fundado en 1966, los Bulls fueron un equipo correoso en los años 70 donde llegaban a finales de conferencia gracias a su defensa con jugadores como Sloan o Van Lier, en los 80 llegó Jordan y después sufrieron una lenta y dura reconstrucción, o mejor dicho búsqueda de identidad hasta que llegó el hijo pródigo, Derrick Rose para volver a ilusionar a la franquicia de la ciudad del viento. La lesión de Rose mató esas posibilidades y aún con los buenos años de Butler nunca llegaron a ser ese contender, siempre viviendo en la mediocridad, hasta que llegamos al punto actual. 

En 2021 se hizo una apuesta fuerte por volver a ser competitivos, primero consiguiendo a Vucevic en su peak de carrera dando jóvenes de valor y picks como Wendell Carter Jr y el pick 8 que sería Franz Wagner y después firmando en agencia libre a Lonzo Ball y DeMar Derozan. Todo esto juntándolo con la estrella actual, Zach Lavine que había sido all star ese año. 

El inicio de la 21-22 fue esplendoroso viendo que todas las nuevas piezas encajaban al unisonó y metiendo al equipo top 4 de su conferencia, pero las lesiones se cebaron con el equipo y el nivel MVP de Derozan se apagó por cansancio, cayendo en primera ronda y donde ese oasis que parecía haber se esfumó. Más bien sería un golpe de calor en pleno desierto que te hacía ver cosas que no eran. Y ahora sin haber cambiado nada, hay que señalar. 

KARNISOVAS, HEROE Y VILLANO 

El ex jugador lituano llegaba a Chicago con el deber de hacer a los Bulls competitivos tras cuatro años de fracasos sin poder disputar playoffs. Arturas venía con buen cartel ya que fue el que inicio el proyecto de los Nuggets con los drafts de Nikola Jokic y Jamal Murray bajo el brazo. No se puede negar que el GM ha revolucionado al equipo, de los jugadores que había en 2020 solo queda Lavine.  

Apostó fuerte en el trade deadline dando assets jóvenes y picks por un Nikola Vucevic que estaba en su prime en ese momento, tras ello en la agencia libre de 2021 fue el equipo que más se movió con los fichajes de Lonzo Ball, DeMar Derozan y Alex Caruso como nombres principales. También contrató a Billy Donovan, un entrenador experimentado tanto en NCAA como en NBA reconocido por ser buen gestor de egos. 

Y como he comentado antes un inicio espectacular pero las lesiones primero y no saber tratar a los jugadores después ha hecho que de un equipo divertido de ver haya pasado a ser un aburrimiento, y el gran fallo de Arturas es no ver los posibles riesgos de este proyecto he intentar paliarlos. 

Jugadores Chicago Bulls: LA LESIÓN DE LONZO NO ES EXCUSA 

El 20 de enero de 2022 empezó seguramente el declive de estos Chicago Bulls. Esa fecha al base del proyecto, Lonzo Ball se le diagnosticaba una rotura en el menisco de la rodilla izquierda, en principio iba a ser unos dos meses de baja, podría llegar a playoffs, pero con el paso del tiempo el dolor seguía persistiendo hasta que ha pasado casi dos años sin ver a Ball en pista. 

Lonzo era clave en estos Bulls, era el jugador que hacía funcionar a todo el conjunto, Derozan, Lavine, Vucevic, todas sus canastas pasaban por las manos de Lonzo Ball. Sin el base, los Bulls perdían frescura en ataque y tuvieron que depender de un Derozan en estado MVP para clasificarse para playoffs. Y ese sobre esfuerzo se notó el año siguiente donde los Bulls bajaron de rendimiento y llegaron a play-in por los pelos. 

Si bien es un duro golpe la baja de Ball, no es excusa. Lo primero porque el mayor de los hermanos es un jugador que siempre ha sido propenso a lesionarse. Lo máximo de partidos que ha disputado en una temporada ha sido 63. 

Pero segundo y más importante, has tenido dos años para afrontar la situación y traer a un jugador que pudiese hacer sus funciones, un Ricky Rubio o un TJ McConnell te podía servir. En cambio, los guards que tienes, White, Caruso, Dosunmu o en recién llegado Carter, no son organizadores, es otro tipo de jugador. Entonces llevas dos años sin un hombre que te organice el ataque. 

A BILLY DONOVAN SE LE HA IDO EL VESTUARIO 

Los Bulls en los últimos años habían tenido problemas al escoger un entrenador que manejase el vestuario. Tras Thibodeau pasaron Fred Hoiberg y Jim Boylen, el primero demasiado duro y el segundo demasiado estricto. Por ello en esa época vivimos momentos como el puñetazo de Portis a Mirotic y otras polémicas. 

Donovan si algo se le conoce en su paso por la NBA es por las buenas migas que hizo en el vestuario de Oklahoma City con sus estrellas, sobre todo Russell Westbrook. También por lo que hizo en florida con personalidades como Al Horford o Joakim Noah donde ganaron el campeonato universitario.  

Y es que cuando se gana todo es color de rosa, pero cuando se empieza a perder saltan las dudas y críticas entre unos y otros, eso es lo que le pasó a Donovan con una de sus estrellas Zach Lavine. 

Lavine es el jugador que más tiempo lleva en los Chicago Bulls, llegó en 2017 en el famoso traspaso de Jimmy Butler a Minnesota y ha sido la estrella principal de los Bulls en los últimos años. Con la llegada de Derozan esto pareció cambiar tanto fuera como dentro, era el ex de Raptors y Spurs el que se jugaba las bolas calientes en los últimos minutos y no Lavine. 

Este parece que fue lo que enfureció a Zach donde en un partido en noviembre de 2022 ante Orlando, Donovan decidió no sacarle en el último cuarto, esto es porque el partido de Zach era horrible con solo 11 puntos y horribles porcentajes y selección de tiro. Ahí se le empezó a ir la mano a Billy. 

También paso con otros jugadores como Patrick Williams o Ayo Dosunmu que de un momento a otro dejaron de contar minutos, mientras que los veteranos como DeRozan o Vucevic estaban del lado del míster. Lo que significa vestuario dividido. 

Y algo que parecía que iba a acabar el pasado verano no lo ha sido así. Donovan era el principal candidato para ser despedido, pero, al contrario, los Bulls renovaron su contrato por varios años más, no han especificado la fecha exacta. 

POSIBLE RECONSTRUCCIÓN DEVALUADA 

Con el paso de temporadas y bajo rendimiento nos encontramos a unos Bulls que necesitan cambios, pero que llegan algo tarde, por la confección de plantilla. Así que vamos a analizar los posibles assets de valor. 

En cuanto a edad de plantilla los Bulls son la décima plantilla más veterana de la liga, con jugadores como Derozan, Vucevic o Drummond superando la treintena. 

En cuanto a salarios, los Chicago Bulls poseen la decimoquinta plantilla más cara, están en la mitad justo de la liga, donde los contratos que más llaman la atención son Zach Lavine cobrando 40 millones quedándole 4 años de contrato. Derozan con 28, acaba esta temporada. Vucevic que renovó este verano y va a cobrar 20 en estas tres temporadas siguientes. Lonzo Ball que le quedan dos años de contrato cobrando 20 millones y Coby White también renovado 12 millones esta y otras dos temporadas más. 

En cuanto a rondas de draft los Bulls poseen 10 picks 7 de primera ronda y 3 de segunda. Aunque uno de esos picks es de Portland protegido del 1 al 14 por lo que no lo va a cobrar Chicago a corto plazo. 

Por lo que podemos ver el panorama es complicado. Tenemos jugadores buenos, pero con contratos devaluados por estar sobre pagados (Lavine) o, por el contrario, acaban enseguida (Derozan). Bulls no posee todas sus rondas (la de 2025 la posee San Antonio). Y no posee talento joven de potencial ya que está devaluado como Patrick Williams. 

Lo que a cambio tiene Chicago y puede sacar gran mercado por ello son role players. Los Bulls poseen una colección de jugadores de rol muy interesante que, a cualquier equipo, ya sea contender, competitivo para playoffs o incluso tanking que pueda hacer mentor de los jóvenes les puede ayudar. Hablo de jugadores como Alex Caruso, Andre Drummond, Torrey Craig o el recién llegado Jevon Carter. Aun así, no vas a sacar estrellas o potencial joven por role players pero si puedes coleccionar alguna ronda más que te ayuda en el futuro. Ya que parece poco probable que por Lavine o Derozan vayas a sacar algo potente que te dé un vuelco al proyecto a corto plazo.  Los Jugadores Chicago Bulls no están en el punto álgido de su carrera.

Jugadores Chicago Bulls: RESUMEN 

En definitiva, nos encontramos un proyecto que se ha transformado de equipo ilusionante a equipo aburrido, con un GM que vino a revolucionar el proyecto y lo consiguió, pero no ha sabido corregir los problemas que han surgido después. El jugador de la base de la jugada está lesionado y no sabemos si volverá a jugar alguna vez más. Al entrenador se le ha ido parte del vestuario aparte de no saber potenciarlo tácticamente. Y los jugadores ya sean por rendimiento o por contrato están devaluados. Esto es un desierto llamado Jugadores Chicago Bulls.

Si no queréis perderos ningún tipo de contenido NBA, os sugerimos que os suscribáis a nuestras redes sociales, en las que creamos contenido diario sobre todos los temas relacionados con la mejor liga de baloncesto del mundo. Buscad siempre MassiveBall en redes sociales.

Equipos Sorpresa NBA 2024