Recordando a los bases menos reconocidos del 2000

Recordando a los bases menos reconocidos del 2000

En los últimos años se ha dicho que la década del 2010 ha sido la década donde mas talento hemos tenido en el puesto de point guard, y no es para menos, Stephen Curry, Kyrie Irving, Damian Lillard, Russell Westbrook, los años prelesión de Derrick Rose y John Wall, incluso la maduración de Chris Paul como uno de los mejores directores de juego de la historia está ahí. Pero hoy quiero tirar de nostalgia, y hablar de algunos bases de la década que me enganche a la NBA. Los años 2000.

No voy a mencionar a las caras en el puesto de base en esa época como Steve Nash o Jason Kidd ya que son de sobra conocidas sus carreras, lo mismo con Allen Iverson que aún siendo más recordado como escolta también tuvo años jugando como base principal. Tampoco mencionaré a Chauncey Billups o Tony Parker, porque aunque no sean tan reconocidos como los tres nombres anteriores, tienen en sus vitrinas un MVP de las finales. Voy a por grandes bases, de puro talento que no han sido tan recordados sobre todo por sus complicadas cabezas pero que hacían disfrutar al aficionado cuando estaban centrados. Estos son grandes bases de la década del 2000 que no gozan del reconocimiento que igual deberían merecer.

Gilbert Arenas

Cuando pensamos en el agente 0 todos nos recordamos de su época de las pistolas en 2009 o de que fue el primer gran contrato tóxico de la NBA debido a sus lesiones, pero nos olvidamos del talento que tenía este señor. Tal vez el Steph antes de Curry al dominar en la liga en base a sus lanzamientos de tres en una NBA donde el triple no se valoraba como se valora actualmente.

Drafteado por Golden State Warriors en segunda ronda, ya en su segundo año dio un salto importante de calidad ganando el jugador más mejorado., Con ello salió al mercado y por el lanzamiento de una moneda (si literal) decidió firmar por Wizards en vez de Clippers en 2003.

Con los capitalinos vimos sus dos versiones, la buena, ser uno de los anotadores más efectivos de la liga, donde tuvo tramos en competir con Nash, Nowitzki y Kobe Bryant por el MVP promediando más de 25 puntos en sus tres años de ebullición prelesión y dejándonos momentos como el partido que le metió 60 puntos a Kobe Bryant en el Staples en 2006. Pero por otro lado tenemos a un jugador díscolo que ni su rodilla, ni su cabeza le dejo mantener el mejor nivel. Tras Wizards, pasó por Orlando Magic y Memphis Grizzlies buscando recuperar el nivel prelesión que nunca consiguió.

Gilbert era la definición de hooper, una capacidad innata para sacar su propio tiro y ser efectiuvo, que podía llevar su equipo a hombros, con clutch y que con el paso de los años empezó a desarrollar un gran playmaking siendo asistente cuando se le necesitaba. Un base denostado por el episodio de las pistolas pero con un talento excepcional para jugar a esto de meter la pelotita naranja en el aro.

Deron Williams

Otro jugador denostado por su actitud de matón, de preferir los combates de boxeo que el baloncesto y que por su culpa Jerry Sloan dejó los banquillos de la NBA dimitiendo como entrenador de Utah después de 23 años. Por otro lado, en sus mejores años era la némesis de Chris Paul y siempre se decía de estos dos que podían ser el Nash vs Kidd de la época moderna.

Drafteado por los Jazz en el pick 3, era la gran esperanza de los mormones, el sucesor de Stockton como base organizador, aunque Williams era un jugador bastante diferente. Tras un primer año bastante flojo, se destapó en su segundo año siendo el eje principal del engranaje de la maquina perfecta que buscaba Jerry Sloan en los Utah Jazz. Con Kirilenko y Brewer como los stoppers atrás, Okur y Boozer como ejecutores en ataque y Williams el cerebro haciendo a los de Salt Lake City un equipo muy peligroso tanto en temporada regular como playoffs.

A este jugador le falló principalmente su ego de creerse más que sus compañero, entrenador y franquicia. Pudo ser leyenda en Utah pero quería ser más protagonista e individualista, provocó la renuncia de su entrenador haciendo elegir entre él o yo, para una semana después ser traspasado a unos New Jersey Nets que estaban en un proceso de reconstrucción, de allí su carrera se fue para bajo, pasando después por Dallas y retirándose en Cleveland Cavaliers.

Lo que más se puede destacar en Williams era su agresividad, un jugador que gracias a eso y su físico era muy difícil tirarlo en penetración, absorbía bien los contactos consiguiendo canastas que no cualquier base podía hacer. Por otro lado tenía una gran IQ y sus P&R con Carlos Boozer eran puro espectáculo, su fuerte carácter y ego le jugó malas pasadas pero en sus mejores años se peleaba con Chris Paul por quien sería el mejor base de la liga.

Stephon Marbury

No quiero sonar repetitivo pero si otra vez estamos ante otro talentazo con cabeza más que complicado, que pudo formar junto a Kevin Garnett una de las parejas más espectaculares de la historia pero su ego se lo impidió. Que su ego e indisciplina hicieron que Larry Brown dimitiese, un entrenador que aguantó los constantes pulsos con Allen Iverson. Pero que su talento era más que notorio y que al final pudo reconducir su carrera y ser un héroe para un país, China.

Seleccionado por los Minnesota Timberwolves en el pick 4 en el famoso draft de 1996, sus dos primeros años con Garnett fueron bastante exitosos para Minnesota jugando playoffs y siendo una de las parejas jóvenes más productivas de la liga. Pero al igual que otra mente inspirada (Kyrie Irving) decidió pedir el traspaso porque quería un mercado más grande y ser líder de proyecto, por lo que fue traspaso a los Nets, en un equipo donde individualmente genial pero en cuanto a equipo con él de estrella principal no llegaron a playoffs. Tras ello salió traspasado a Phoenix donde encontró en Shawn Marion y Amare Stoudamire un equipo joven con talento que se complementaban con él y rendían. Pero Starbury se le cruzo el cable y volvió a pedir el traspaso, quería brillar en un mercado grande y como no, los Knicks aparecieron a escena.

En Nueva York más sombres que luces, un buen primer año pero después se formo el cataclismo. Equipo descompensado, un entrenador con carácter y unos jugadores con un ego desmesurado con la guerra Marbury-Brown como foco principal. Todo estalló por los aires, Marbury paso de estrella a jugador repudiado por todo el mundo, tras varios años en NY paso por Boston sin pena ni gloria y en China por fin encontró el reconocimiento que buscaba lo que le hizo mentalmente estar en paz consigo mismo.

Siempre he comparado a Starbury con Kyrie Irving, y aunque parece una osadía, el ego de ser más de lo que son les ha sufrido malas pasadas. Pero en el lado bueno también el ex knickerbocker y el actual jugador de Nets son similares. Talento puro, grandes handles, jugadores clutch que te deciden partidos cuando el balón quema. Marbury era un jugador de streetball metido en una cancha NBA, similar a Irving.

Baron Davis

Aquí un jugador que sus problemas con las lesiones le privaron de poder dominar la posición de base en la liga. Baron Davis ha sido uno de los jugadores más eléctricos que ha pasado en la liga y a su vez de los menos reconocidos.

Drafetado por los Charlotte Hornets en el pick 3, su crecimiento fue paulatino, poco a poco iba mejorando hasta que en su tercer año empezó a explotar y hacerse un nombre en la liga. Pero junto a su explosión llegaron las lesiones debido a su juego eléctrico y físico. Tras 5 temporadas en Hornets decidió pedir el traspaso por añoranza a su hogar, California, eso hizo que en 2005 fuera destinado a los Golden State Warriors en la que coincidió con una base de jugadores que nos dieron grandes recuerdos a los aficionados al baloncesto, el We Believe. Donde su punto más alto fue eliminar a los Dallas Mavericks, primeros de conferencia, siendo los Warriors octavos. Era un plantel muy prometedor con Davis como eje principal pero sus lesiones constantes y la proyección de Monta Ellis le hicieron no sacar todo su rendimiento Tras ello firmó como agente libre por los Clippers buscando recuperar su mejor nivel, pero ese rendimiento nunca llegó. Traspasar después por Cavaliers y Knicks decidió retirarse.

Baron Davis era explosividad física pura, un jugador todoterreno que gracias a sus cualidades rendía a gran nivel en ambos lados de la cancha, clásico matador, en transición era letal, buena capacidad para asistir y con capacidad de anotar de tres. Tal vez un híbrido de Westbrook y Lillard pero que no pudo explotar por la dichosa rodilla.

Otros nombres destacables

Steve Francis: Uno de los mejores matadores de la historia NBA a pesar de su corta estatura, su velocidad y salto, hacían vibrar a los aficionados, su problema era claro, el consumo de drogas, Francis se convirtió en adicto, y el gran nivel que vimos en Houston con Yao Ming no lo pudo repetir en el resto de equipos donde jugó.

Jason Williams: La imaginación y creatividad hecha jugador de baloncesto. Highlight más que victorias pero muchos aficionados al baloncesto empezaron a ver NBA gracias a sus locuras en pista.