Tres motivos para no creer en los Atlanta Hawks

Tres motivos para no creer en los Atlanta Hawks

Tres motivos para no creer en los Atlanta Hawks.

He de confesar que los Atlanta Hawks me están empezando a cabrear, típico equipo joven con jugadores de calidad pero que no terminan de dar el paso a ser un conjunto competitivo. En realidad puede que no les esté tratando con justicia ya que este es el tercer año del proyecto, pero aun así están rodeados de un aura que no me termina de convencer.

Seguramente has escuchado ya en varias ocasiones que los Hawks tienen una de las mejores plantillas jóvenes de la liga, más aún esta temporada ya que han adquirido a piezas tan valiosas como Bogdan Bogdanovic, Danillo Gallinari, Onyeka Okongwu…

Pero aquí te ofrezco tres motivos por los que Atlanta todavía no es un equipo de playoff:

  • Trae Young aún no es un líder.

Seguramente ya te ha hervido la sangre al leer esto y estás pensando que no tengo ni puta idea, pero antes de dejar de leer, párate un segundo y reflexiona sobre lo que digo.

Trae Young es un grandísimo jugador, es más, en su segundo año ya ha conseguido ser All Star y promediar 29,6 puntos por partido, pero aquí estoy hablando de su capacidad de liderazgo, de ser el capo de un vestuario, de mejorar a sus compañeros y de traducir esas estadísticas en victorias (no será muy difícil viendo que el año pasado solo consiguió 20).

Francamente estoy harto de ver jugadores que hacen mucha estadística, que son considerados estrellas, pero que son líderes de equipos perdedores. A día de hoy Trae posee mucho talento, pero debe ponerse las pilas o su predicción de que en cinco años sería mejor jugador que Doncic sonará a chiste.

  • ¿Aquí quién defiende?

Trae Young, Bogdanovic, Gallinari, Huerter, Collins… Los Hawks poseen una gran ofensiva, pero faltan defensores clave en ciertas posiciones, más aún cuando tienes que compensar la debilidad defensiva de tu estrella.

  • Extraña configuración de plantilla.

Como bien sabemos en la NBA actual las posiciones interiores han evolucionado a jugadores que sean defensores multiposicionales, preferiblemente con un tiro decente de tres puntos y que en ataque no demanden mucha bola.

Por ello no entiendo muy bien tener en plantilla a tres jugadores como: Capela, Okongwu y Collins. Tres tipos que van a necesitar espacios, minutos y protagonismo para  poder ser importantes en el equipo.

Pero por si no fuera suficiente tenemos la llegada de Gallinari, quién en la liga actual juega de ala pívot y con un salario de 61,5 millones en tres años ¿Alguien me explica la rotación?

Seguramente no estés de acuerdo con mi valoración de los Atlanta Hawks de cara a esta temporada, pero no te culpo, la mayoría de los miembros de Massive NBA tampoco lo están. Abrazos Massivos.

Tres motivos para no creer en los Atlanta Hawks.