Zion Williamson y los New York Knicks. EL PLAN
Zion y los Knicks

Zion Williamson y los New York Knicks. EL PLAN

La temporada 2021-2022 en la NBA se va a recordar por el momento culmen del empoderamiento de los jugadores con las franquicias, de forzar situaciones para poder conseguir sus objetivos, como un traspaso a su destino ideal (casos de James Harden o Ben Simmons) o de declararse en rebeldía contra la propia liga, decidiendo no jugar partidos y perdiendo parte de su sueldo por una causa moral, que no ética, como es el caso de los anti vacunas (Kyrie Irving), incluso de un jugador que hace el papel de director de operaciones (Lebron yo te invoco). Hoy no vengo a hablar del empoderamiento de los jugadores pero tranquilos que ya os adelanto que mi próximo escrito tratará sobre este tema. Hoy vengo a comentar un caso especial, del que no se ha hecho tanto revuelo por el aire de misticismo que desprende debido a la poca información que hay en principio. Se trata de Zion Williamson, el “sucesor” de Lebron James (o eso nos ha querido vender la liga) lleva la 21-22 sin jugar un partido debido a una lesión en el pie. O eso es lo que nos han vendido, porque no se sabe la gravedad de la lesión ni de que se trata exactamente, solo sabemos que al iniciar esta temporada regular, la lesión iban a ser 15 días, un mes como mucho. Pero esta situación se ha alargado a que ya es oficial que la estrella de NOLA no jugara con la elástica de los Pelicans esta temporada. Pero para más INRI, dos días después de dicha noticia el propio jugador subió a su cuenta de Instagram un vídeo donde se lo veía machacando el aro con gran movilidad y con una perdida de peso considerable, dándonos a entender que parece estar sano. Esto nos da a entender dos cosas, que el jugador proteste porque Pelicans no le deja jugar, o que en el fondo esta bien físicamente pero quiere forzar su salida. Respecto a la primera opción, es extraño que New Orleans no le deje jugar partidos, están en plena lucha por entrar en Play-In y todos sabemos que Zion Williamson puede ser una mejora importante para las aspiraciones de NOLA, por ello descartamos dicha opción ya que sería dispararte a tu propio pie no sacar a tus mejores talentos cuando te estas jugando que la temporada sea exitosa o no con la bala del play-in. Y respecto a la segunda opción, es la que yo personalmente me creo porque desde que la estrella de Duke llegó a New Orleans ha habido una serie de desencuentros entre jugador y franquicia, que dan a entender que Zion no esta a gusto en Louisina y quiera marcharse de NOLA. Zion Williamson y los Knicks.

Zion nunca ha estado a gusto en los Pelicans

Nos trasladamos a mayo de 2019, en la lotería previa al draft para definir que equipo tendría el pick 1. Desde Anthony Davis en 2012 nunca había estado tan claro la primera elección del draft, Zion Williamson era el elegido para liderar esta NBA moderna, un molde físico espectacular, una masa muscular acompañada con velocidad y finura atlética que nos daba la sensación que el mote de Siglo XXI a Tim Duncan se había anticuado. Mark Tatum el segundo de Adam Silver levantaba la papeleta del pick 1 y el logo era el de New Orleans Pelicans, justo después enfocan a Zion Williamson y se palpaba su cara de decepción de jugar en una franquicia con tensiones porque solo se hablaba de la posible salida de Anthony Davis. Tras ello empezaron a escribirse ríos de tinta de que si Zion podía volver a jugar una temporada más en Duke, al poco tiempo se desmintió pero las dudas ya estaban instauradas. El primero problema llega cuando en Summer League se lesiona de la rodilla, muchos dudando si era el problema por su peso pero si dijo que estaría de vuelta para el inicio de competición. Pues dicho debut se retraso hasta mediados de enero justo en el ecuador de la competición, volviendo las dudas del cuerpo médico de los Pelicans, que recordemos que jugadores como Anthony Davis, Jrue Holiday, Eric Gordon y muchos otros sufrieron lesiones importantes y recaídas en la franquicia de Lousiana, y ha sido al salir de allí cuando se ha visto una versión más sana y duradera de estos jugadores. Está ha sido la constante principal de Williamson en Pelicans. Una pequeña lesión en la que en principio podía volver en un par de semanas se ha alargado meses. Pero el punto culmen ha sido esta temporada cuando una cirugía que se hizo en el pie en verano de 2021 donde se comentaba que para inicios de noviembre estaría disputando minutos, pasa a estar fuera toda la temporada. Y seamos serios, solo el aquiles y las roturas de ligamentos son las lesiones que hacen que un deportista se pierda todo un año de competición. Respecto a las lesiones de Williamson, varios médicos de la franquicia comentaban que querían despedir a todos si pasaba algo con el jugador. Este tipo de mensajes ha llegado a la familia de Zion en la que se ha reportado en The Athletic que no están nada contentos ni con el cuerpo médico de New Orleans, ni con algunas decisiones que ha tomado la gerencia en cuanto a movimientos de algunos traspasos y contratación de entrenadores y que el deseo de la familia es que Zion salga de New Orleans. Estas opiniones también las comparte el mismo Williamson, que según el periodista de NOLA.com Christian Clark, el jugador está muy descontento de como el General Manager, David Griffin, está dirigiendo a la franquicia incluso comentando que elige algunos puestos a dedo como el cuerpo médico.

Los New York Knicks entran a escena.

Sabemos que desde la marcha de Carmelo Anthony los New York Knicks no tienen una estrella consagrada que ilumine las noches neoyorquinas. Porzingis se lesiono y dejo de ser ese faro y Julius Randle si bien tuvo un año de All NBA, no demuestra ser regular y da la sensación de ser un one season wonder. La gran esperanza es construir y mimar a RJ Barrett, un jugador con talento que se le ve potencial, pero ¿suficiente para ser el líder de los New York Knicks? Ahí está la duda de la afición knickerbocker.

Ahora pasemos al plan. Desde 2019 los Knicks llevan deseosos de conseguir a Zion Williamson, ese jugador que como he dicho antes es el “nuevo elegido” para la NBA en cuanto a talento dentro de pista y una imagen fuera de ella. Y seamos serios los Knicks no solo miran el plano deportivo, la imagen importa y mucho. Tener a Williamson atraería todavía más publico al Madison Square Garden y mucho dinero por merchardising a las arcas de James Dolan. Eso también lo sabe el jugador de Pelicans, sabe que estar en un gran mercado le da más posibilidades de estar mejor considerado, New Orleans es uno de los peores mercados de la NBA, mientras que Nueva York, bueno todo conocemos Nueva York. El propio jugador ha dejado perlitas cada vez que su equipo jugaba contra los Knicks alabando la ciudad neoyorquina y el Madison Square Garden y podría ser parafernalia que dicen todos los jugadores, pero por ejemplo en el Staples Center, otro de los estadios más míticos de la NBA, no mencionó nada. Los Knicks buscan dos cosas, atraer a Williamson y contentar a su otro gran diamante, RJ Barrett. Todos sabemos la gran amistad de la tripleta de Duke, Zion-Barrett-Reddish, una amistad que va más allá de la cancha y que podría recordar al famoso Banana Boat. Con la llegada de Reddish el pasado mes de enero se empezaron a encender las alarmas de lo que se podía venir, incluso Williamson en su cuenta de Instagram dio like a una publicación de Cam Reddish como knickerbocker. Este traspaso también dejo a algunos jugadores como Julius Randle tocado ya que sentía que querían contentar a Barrett y no a él que se ve como estrella de los Knicks. El ex de Lakers parece verse fuera y seguramente sería una de las piezas del posible traspaso de Zion, pero no es nada fácil. Zion todavía tiene contrato hasta 2023, además siendo contrato rookie New Orleans puede igualar cualquier oferta e incluso jugar con la posibilidad del sign and trade con otra franquicia que le pinga una oferta que le satisfaga más que la de New York Knicks, por lo que no esta ni mucho menos hecho.

Pero todos estos acontecimientos del jugador aparentemente sano sin jugar, con su familia pidiendo a gritos que quiere salir de New Orleans, con el interés de los New York Knicks en juntar a los tres amigos de los Blue Devils y los guiños del jugador hacia la franquicia neoyorquina solo hace que me venga esta pregunta querido lector…

¿Crees en el plan?

Sacramento Kings, el desierto de la NBA